Ahora de viejo me doy cuenta que por lo menos en Colombia hace falta que enseñen algo mucho más importante que los huesos del cuerpo humano, las capitales del mundo y las leyes de factorización. Lo que hace falta es que enseñen a un niño lo que es la ética, los valores, el respeto a la dignidad humana, al prójimo, a su entorno y la democracia. Que le metan esos conceptos hasta por las orejas todos los días hasta que los entienda, se le graben en el cerebro y los NATURALICE. Que el temor a hacerle daño a su semejante sea más grande que el temor a dios. De qué sirve una persona llena de conocimiento que siempre anda pendiente de cómo cagarse en los demás